Ver anterior:

BRASILIA

FDN

Ver anterior:

PUERTO DE BARRANQUILLA

Slide
Slide
Slide

FDN, FINANCIERA DE DESARROLLO NACIONAL


La plataforma tecnológica de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) ha tenido que fortalecerse y proyectarse, para soportar las operaciones de una entidad que se ha convertido en una aliada fundamental para la financiación y estructuración de proyectos de infraestructura en Colombia.

La Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) fue creada inicialmente por el gobierno colombiano, para robustecer la capacidad del institucional del estado y fortalecer el desarrollo de proyectos de infraestructura a nivel nacional.

La FDN (que actualmente tiene una composición accionaria mixta), es considerada una entidad única en el país y como pocas en América Latina ya que cuenta con la capacidad técnica para movilizar recursos financieros para proyectos de infraestructura en el área vial, fluvial, marítima, área y energética, así como en proyectos sociales en el sector salud y educación. Es por esto que, en pocos años, la FDN se ha convertido en importante aliada de los jugadores clave del sector.

El trabajo que se realiza en la corporación va más allá de la financiación directa, ya que también interactúa con otras entidades para tener una solución más integral; además ofrece asesoría, gerencia y estructuración de proyectos de infraestructura.

A pesar de ser una entidad muy joven, la FDA ha asumido retos importantes desde el primer momento de su creación en 2011; en ese momento asume el trabajo que se venía desarrollando con la antigua FEN (Financiera Energética Nacional) e inicia operaciones formalmente en 2013, con una estructura y objetivos redefinidos.

La entidad anteriormente contaba en su plataforma de hardware con servidores físicos y sistemas de almacenamiento independientes, conformando una arquitectura rígida y difícil de administrar, además con muchas limitaciones para el escalamiento. Su principal herramienta para las operaciones del negocio: SAP, estaba alojada en un centro de datos externo en servidores físicos tipo rack.

“En esa época teníamos inconvenientes en muchos frentes: en la infraestructura de red, en el desempeño, en la disponibilidad; y entonces comenzamos a atacar cada uno de los frentes para estabilizarlos”, explica el Ingeniero Luis González, Director de Tecnología de FDN. “Considero que lo que se debe hacer inicialmente es asegurar el hardware. Contar con un hardware estable, actualizado y que funcione correctamente; de lo contrario, con un hardware inestable todo lo que instales en él va a ser inestable”, manifiesta el directivo.

Con esta premisa y una visión de estabilizar cada capa de la infraestructura tecnológica de la entidad, se inician una serie de proyectos para buscar soluciones en cada frente. Se realiza entonces una convocatoria para desarrollar la consolidación y centralización de arquitectura, con servidores virtualizados y con alta disponibilidad.

“La decisión se fundamentó en consolidar y contar con una infraestructura flexible que no estuviera limitada por la cantidad de hardware; además, queríamos tener un desempeño óptimo y minimizar tanto el consumo de energía como el espacio utilizado, ya que nos encontramos ubicados en una zona de alto costo por metro cuadrado y debemos cuidar el uso de este recurso”, explica el ingeniero González.

Redsis participó y ganó la convocatoria al presentar una propuesta que cumplía con todos los requerimientos de la entidad, comenzando así una relación comercial tan estable como la misma plataforma ofrecida.

A la FDN se le ofrece un sistema de cómputo PureFlex de IBM, completamente integrado y con capacidad de gestionar de manera unificada los recursos, tanto de cómputo como de almacenamiento, redes y virtualización. Se trata de un equipo que soporta internamente hasta 14 servidores tipo Blade que comparten recursos físicos y que además permite consolidar en una misma caja equipos con procesamiento RISC, como los sistemas Power de IBM, así como tecnología x86 (Intel).

Adicionalmente, se desarrolló una capa de middleware para construir una solución de virtualización con VMWare, de tal forma que cada servidor Blade puede soportar varios servidores virtuales, logrando así una alta optimización de los recursos.

En la parte de almacenamiento, toda los datos se consolidaron en un sistema de IBM Storwize V3700, una soluciones robusta y económica para la gestión de almacenamiento, que es escalable y cuenta con capacidad para almacenamiento hibrido, así como una serie de herramientas de software para facilitar su administración.

Toda la infraestructura ya estaba funcionando en menos de un año y se fue realizando la migración de todas las aplicaciones de tal manera que se afectara lo menos posible la operación de la entidad.

“Cada aplicación tuvo su estrategia. Servidores de directorio, servidores de archivos fueron siendo migrados y activados con un mínimo impacto. Un alto porcentaje de los cambios fueron transparentes para los usuarios, pero ellos también estuvieron informados acerca de cómo les iban a beneficiar estos cambios”, comenta el Ingeniero Luis González. “En el caso de SAP, aprovechamos este cambio para realizar una implementación nueva que entró en producción a partir del primero de enero de 2016, permitiendo a la vez que los usuarios se conectaran a la implementación antigua para realizar procesos de consulta de información, pero realizando sus operaciones en un ambiente completamente nuevo y con unos tiempos de respuesta muy superiores a los mínimos exigidos por el mismo SAP”.

Desde el primer momento Redsis ha sido reconocido como aliado fundamental en todos estos procesos. “Redsis nos ha demostrado que sigue siendo la mejor opción para solucionar todas las necesidades que tenemos de tecnología; nos sentimos muy cómodos trabajando con ellos y sentimos que tenemos una relación que está a punto de pasar a un nuevo nivel, en donde las exigencias serán mayores, pero estamos seguros de que ellos podrán manejarlas exitosamente”, comenta el directivo.

El departamento de tecnología de FDN está implementando aplicaciones nuevas y buscando la forma de entregar a los usuarios de la entidad más herramientas para mejorar sus procesos de negocios. “Poder implementar soluciones tecnológicas de clase mundial, va a generar siempre un buen resultado siempre que la plataforma tecnológica que lo soporta sea estable”.

Los planes a futuro son ambiciosos, y los retos no paran. En la mira ya se encuentra un plan de crecimiento para desarrollar en el año 2019. “Vamos a adquirir una nueva infraestructura que nos permitirá tener una mayor disponibilidad, replicación y tolerancia a fallas. Esperamos un crecimiento realmente grande cuando realicemos la migración a una nueva versión de SAP, y eso, junto con otros proyectos, va a ser que quizá 2019 sea el año más importante para el crecimiento tecnológico de la entidad, concluye Luis González.